Tanto vender humo…

La historia y el proceso de adopción de Agile, que tiene similitudes con otros ámbitos de la vida profesional quizás debido a la naturaleza del sistema socio-económico en el que vivimos, se puede resumir de la siguiente manera:

  1. Alguien manifiesta un problema o una necesidad que le impide realizar bien su trabajo.
  2. Se le unen un grupo de personas que experimentan la misma situación.
  3. Diseñan una metodología que se vuelve popular.
  4. Se genera un mercado de “certificadores” de la nueva metodología.
  5. Los gestores, que, en realidad, no entienden la metodología, sólo valoran las certificaciones. Tanto para contratar personal como para subcontratar trabajos a otras empresas. Las certificaciones son, por lo tanto, valoradas “al peso”.
  6. Los equipos “certificados” no obtienen los resultados esperados.
  7. Los profesionales que realmenten conocen la metodología, empiezan a rechazar a los coach certificados.
  8. Los gestores critican la metodología y buscan otra.

Empieza a parecer que, precísamente en el mundo Agile, estemos en el punto 7 de la lista anterior. Además del movimiento #NoEstimates del que ya hemos hablado en este blog (por ejemplo aquí y aquí), empiezan a despertar otros, como el Agile Quitters Manifesto o el Manifesto for Software Craftsmanship.

Es un toque de atención a los “gestores” y “agilistas”: si de verdad queréis buenos productos, haced caso a quien los construye y renegad de los vendedores de certificados de humo.

blog-snake-oil

Un comentario
  1. Pingback: Microtrabajo sí, micromanagement no | exYge Consultores

Danos tu opinión

Tu email no será hecho público. Los campos con (*) son obligatorios.

*

*


8 + nine =