Responsables hasta el final

Dentro de ISO 9001:2015, el proceso tras la entrega del producto o servicio al cliente se encuentra regulado en el artículo 8.5.5 “Actividades posteriores a la entrega”. La norma nos dice que debemos tener presentes, al determinar su alcance, los siguientes aspectos:

  • Los requisitos legales y reglamentarios.
  • Los efectos potenciales no deseados.
  • Naturaleza, uso y vida útil previstos.
  • Requisitos del cliente.
  • Retroalimentación del cliente.

A título de ejemplo dentro de las actividades posteriores a la entrega podemos considerar la garantía, los servicios de mantenimiento, el reciclaje y la disposición final. No debemos olvidar que estas actividades forman parte de nuestros procesos y que es necesario establecer un control adecuado de las mismas, debiendo implementar protocolos adecuados para el tratamiento de incidencias y reclamaciones.

Cita Saramago

Danos tu opinión

Tu email no será hecho público. Los campos con (*) son obligatorios.

*

*


− six = 3