Empujando el Cambio Climático

En más de una ocasión hemos hablado en este blog sobre Nudge Theory y sus aplicaciones e implicaciones. En resumen, consiste en usar sutiles refuerzos positivos para conseguir el resultado esperado en lugar de ejercer coacción. Se aplica, desde hace un tiempo, tanto en la esfera pública como en la privada, dirigida a conseguir mejoras en diferentes aspectos.

Un ejemplo lo encontramos en cómo la compañía aerea Virgin Atlantic Airways consiguió (1) que sus pilotos redujeran el consumo de combustible, y, por tanto, redujeran costes y emisiones contaminantes.

Usando un conjunto aleatorio de 335 de sus pilotos dividido en varios grupos, incluyendo un grupo de control, fueron informados de que participaban en un estudio de uso de combustible de diferentes maneras: algunos recibieron una carta indicando que estaban siendo monitorizados, otros recibieron cartas con su consumo detallado, otros recibieron, además, la capacidad de que se hicieran donaciones a organizaciones caritativas en su nombre si reducían el consumo de combustible…

Todos, incluyendo el grupo de control (que solo fue informado de que eran monitorizados), redujeron su consumo de combustible. Virgin Atlantic estima que el resultado, medido en 8 meses y 40.000 vuelos, en una reducción de costes de 5.37 M$ y de emisión de CO2 superior a 21.5 Tm.

Es, ademas, una muestra de que se puede ayudar a frenar el cambio climático y reducir costes al mismo tiempo.

(1). Greer K. Gosnell, John A. List, y Robert Metcalfe, “A New Approach to an Age-Old Problem: Solving Externalities by Incenting Workers Directly”, National Bureau of Economic Research, Junio 2016.

Avión en la nieve

Danos tu opinión

Tu email no será hecho público. Los campos con (*) son obligatorios.

*

*


nine − 9 =