Gestionando la experiencia

Hablábamos la semana pasada de la gestión de productos y servicios no conformes del artículo 8.7.1 de ISO 9001:2015. Esta semana vamos a centrarnos en el análisis del artículo 8.7.2, que se ocupa de cómo documentar el proceso de gestión de estos “errores”. La norma establece como requisito que la organización conserve información documentada de:

  • La no conformidad acaecida.
  • Las medidas tomadas para su gestión.
  • Las concesiones obtenidas.
  • La autoridad que decide qué medidas tomar respecto a la no conformidad. Este punto es novedoso respecto a la anterior versión de la norma, ya que se documentan una serie de excepciones al proceder normal en la organización es coherente que también se registre la responsabilidad de quien ordenó que se efectuaran.

Documentar las incidencias y su gestión se convierte en el medio idóneo para garantizar la trazabilidad de la gestión de errores, las responsabilidades de su tratamiento y, sobre todo, se convierte en una importante fuente de información de cara a futuras actuaciones por parte de la empresa en casos similares.

Cita Huxley

Danos tu opinión

Tu email no será hecho público. Los campos con (*) son obligatorios.

*

*


5 − one =