¿Cuánto nos ahorra un poka-yoke?

Justo 264 millones de dólares,  el coste que tuvo la sonda Génesis, que en 2004 se estrelló en el desierto  porque los acelerómetros que hacían abrir los paracaídas y provocar el frenado, se montaron al revés. Detectado el error, se optó por un poka-yoke, rediseñando dichos acelerómetros de forma que fuese imposible un montaje incorrecto, tal y como nos sucede cuando queremos insertar un puerto USB. Vía microsiervos.com.

genesis_2

Danos tu opinión

Tu email no será hecho público. Los campos con (*) son obligatorios.

*

*


+ 1 = ten