Darle la vuelta a la tortilla

Somos adultos y disfrutamos también jugando. Y como el niño/a que llevamos dentro, aprendemos jugando.

¿Tus trabajadores no quieren acudir a las formaciones?
¿Detectas que la formación es un mero trámite para tu empresa?
¿Tienes la impresión que estás perdiendo tiempo y dinero en acciones formativas que no ofrecen resultados a corto o medio plazo?

Si has respondido que Sí a las tres preguntas anteriores… andas por camino pantanoso. Una de las peores cosas que puede pasar en una organización es que los colaboradores no quieran progresar. Y si no acuden a formarse, de una forma u otra, se están estancando. Los hay quienes acudirán por su propio pie a entidades externas para seguir formándose en aquello que les atrae, quizás no relacionado con su profesión.

Pero muchos de ellos, no lo harán. La formación que proporciona la empresa puede pasar a ser “una obligación” para evitar ser “el bicho raro” o no dar razones a los mandos para decirte que no has alcanzado los objetivos.

Si detectas que estás haciendo “méritos” para que esta situación ocurra en tu compañía, tienes una oportunidad de oro para transformar la situación y darle la vuelta a la tortilla.

Lejos de grandes charlas motivadoras, que hacen pasar el rato y, con suerte, reflexionar a alguno de otro, encontrarás otro tipo de eventos que pueden aportar mucho a la motivación, progreso y capacitación de tus colaboradores.

Por si no lo has adivinado ya, estoy hablando de aquellas formaciones o capacitaciones en las que se reúnen varios trabajadores con un facilitador. Pero… “Montse, eso es lo que hacemos en nuestra empresa. Formaciones especializadas con pequeños grupos de trabajo”.  Sí, exacto, pero ¿Sabes qué ocurre dentro? .

Te voy a dar un par de respuestas posibles (por resumirlo, aunque hay muchas más):

✅ Un docente que se pasa la mañana explicando y poniendo ejemplos con un “público” aparentemente atento pero que está usando su tiempo mental para otros asuntos (hacer la lista de la compra, repasar las actividades del día pendientes, recordar el fin de semana, echar una cabezadita con los ojos abiertos….).

✅ Un grupo de personas que interactúan mutuamente, acompañadas (o no) por un facilitador, que discuten, argumentan, reflexionan y experimentan una sensación distinta a la de su día a día laboral.

Estoy segura que puedes visualizarte en ambos tipos de acción formativa. En la primera, el protagonista es el/la formador/a. Sobre esta figura es sobre la que recae el mayor peso específico del acto de transmitir información. Un emisor y varios receptores.

Sin embargo, en la segunda opción, los protagonistas de la acción pasan a ser los alumnos. El facilitador/a solamente acompaña. Los colaboradores pasan a ser los responsables de su propio aprendizaje transformándose en actores, convirtiéndose a la vez en emisores y receptores de conocimiento. No son sujetos pasivos, sino que actúan. El facilitador/a tiene, en este caso, la misión de favorecer esta transmisión de información a partir de la elaboración de sus juegos, dinámicas o role plays que haya diseñado para tal fin. Es el encargado/a de generar una cierta emoción en los participantes. Es quien diseña la experiencia de aprendizaje a través de las acciones que los alumnos van a ir llevando a cabo.

Dicho de otra forma, es quien dibuja el mapa del viaje que van a emprender los trabajadores, retando, poniendo a prueba, apoyando y creando el ambiente para que la vivencia sea recordada.

Nuestra labor como facilitadores es provocar emociones a la vez que favorecer el flujo de la comunicación. Cuanta más emoción se crea, más se recuerda. Con lo que más provechosa resulta la acción formativa.

¿Quieres mejorar las competencias de tus colaboradores?
¿Quieres invertir tiempo y dinero en acciones provechosas?
¿Quieres dar protagonismo a tus colaboradores?

Si has respondido SÍ a estas tres preguntas, entonces tienes la solución al alcance de tu mano. Apuesta por los juegos. Apuesta por la emoción. Apuesta por la diversión.

Somos adultos y disfrutamos también jugando. Y como el niño/a que llevamos dentro, aprendemos jugando.

Una herramienta poderosa: el poder de las metáforas

Uno/a no sabe a veces como transmitir una idea para que sea comprendida adecuadamente. Puede que nos falte labia, vocabulario o asertividad para decir en voz alta aquello que nos pasa, que sentimos. Para ayudar en esta ardua tarea, os invito a que uséis los dados de Story Cubes. Son dados de 6 caras con un dibujo en cada una de ellas. Fueron creados para contar historias, pero pueden usarse con la finalidad que queráis. Además, son fáciles de encontrar en tiendas de juguetes.

Imaginad que os encontráis con un problema del cuál no sabéis la causa. Podéis usar los dados para explicar cómo se siente cada persona frente a esa problemática.

Se lanzan los dados y el azar mostrará alguna imágenes. La persona en cuestión puede usar una o varios de los dibujos para expresarse. Por ejemplo:

“Me siento como un pez fuera del agua”.
“Parece que debemos escalar una montaña muy alta y empinada”.
“Soy como un imán para atraer problemas”.
“No vemos como abrir el cofre del tesoro, no tenemos las llaves”.
“No hago más que remar y remar, pero no sé hacia dónde!”.

Montse Andreu

La ventaja de usar estos dados es que existen muchas variantes (viajes, clásico, fantasía, misterio, héroes, emergencia, prehistórico) en la que aparecen diversos símbolos, personajes, objetos… Puedes mezclar series. Se pueden usar en el ámbito formal (con una finalidad bien escogida) o en el informal. Os animo a probarlos con aquellas personas que son más vergonzosas, calladas. ¡Seguro que les ayudan a expresarse!


Montse Andreu

A Montse Andreu le apasiona crear experiencias para sus clientes y alumnos, juntando sus habilidades como facilitadora junto con sus conocimientos en Programación Neurolingüística, Coaching y Gamificación.

Su motivación es crear eventos de aprendizaje que sean recordados y muy prácticos.


Puedes contactar con ella en:
montse@movingcoaching.cat
🌐 www.movingcoaching.cat


¿Quieres conocer su trabajo? Síguela en:

El material publicado en este post, tanto texto como imagen, corresponde en exclusiva a su autor. Respeta su trabajo citando siempre la fuente.

Cuéntanos tu experiencia, escríbenos a contacto@exyge.eu.
¿Te animas?

Danos tu opinión

Tu email no será hecho público. Los campos con (*) son obligatorios.

*

*


3 + = seven